Buscá tu CRUCERO

Cruceros más visitados

Cruceros Norte Brasil Cruceros Navidad Brasil Cruceros MSC Cruceros Cruceros Costa Cruceros

CRUCERO DE BRASIL

Desde un crucero hasta el Brasil más paradisíaco

Brasil ha sido siempre un destino obligado para las grandes líneas de cruceros internacionales. Con sus playas paradisíacas y su clima tropical, un crucero por Brasil puede ser una de esas experiencias que no se olvidan jamás. Recorrer la costa brasilera de norte a sur, a bordo de un barco de primera línea, es un programa único y espectacular.

Los cruceros por Brasil recorren ciudades y playas típicas como ser Río de Janeiro, donde el carnaval invade la ciudad en el mes de febrero. Río de Janeiro es un destino infaltable en todo itinerario porque reúne todo lo que es Brasil en un mismo lugar: playas inmensas y hermosas, el carácter siempre festivo de su gente, la belleza de los morros y ese clima tropical que se mezcla con todo aquello que hace a una gran ciudad.

Otras ciudades con playas espectaculares y recorridas por nuestros Cruceros de Brasil son Buzios, Salvador de Bahía y Angra dos Reis. Recife, Santos, las islas Islhabela e Isla Grande, Portobelo, Maceió, son otros de los destinos que entran dentro de los itinerarios de los cruceros por Brasil.

Varios de los Cruceros de Brasil también pasan por las ciudades de Buenos Aires, en Argentina y por las ciudades de Montevideo y Punta del Este, en Uruguay. Con lo cual, lo que era una oportunidad espectacular, es aún mejor porque permite la posibilidad de conocer ciudades de tres países sudamericanos en un mismo viaje y desde un mismo barco hotel.

¿Qué es un crucero?

Un crucero significa despertarse y mirar el mar desde la ventana. Salir a tomar el desayuno y saber que el sol lo acompaña a uno hasta la mesa. Elegir la actividad apropiada para el día: recorrer una ciudad nueva, descubrir un paisaje distinto o zambullirse en la pileta. Caminar tranquilo mientras las olas viajan alrededor. Observar un horizonte infinito que, sin embargo, parece al alcance de la mano. Prepararse para una cena inolvidable, otra vez junto al mar, y tal vez asistir al teatro, ver una película, bailar o divertirse en un casino. Antes de acostarse, un paseo final a la luz de las estrellas.

Lo más importante: vivir esta experiencia en un mismo lugar. Así es la vida en un crucero. Y así pueden ser sus próximas vacaciones

Ventajas del Crucero

A bordo de estos cruceros que recorren todo el hermoso Brasil encontrará una tripulación conformada por profesionales capacitados en sus respectivas áreas, desde los capitanes y marineros a sus órdenes, pasando por el personal encargado de las áreas recreativas como la totalidad de los que, silenciosa pero constantemente, contribuyen a que los viajes sean inolvidables.

En los cruceros encontrará una variedad de comida que satisfará cualquiera de sus gustos. Podrá encontrar varias opciones a la hora del almuerzo o la cena, como el restaurante a la carta o bien, algo más distendido como el buffet.

Por la noche las opciones son muchas: música en vivo en algunos de los bares, actividades de animación y entretenimiento con la tripulación, casino, karaoke, clases de baile, discoteca, shows en el teatro y cine.

Otra de las ventajas que ofrecen los cruceros de Brasil es que, si bien uno va recorriendo y conociendo nuevos lugares, no se hace necesario el ir cambiando todo el tiempo de hotel. No es cosa mínima cuando uno sabe que una vez que desarma la valija ni bien llega a los confortables camarotes, sólo deberá rearmarla al llegar al puerto de destino final. En el trayecto, las bajadas a tierra serán meros paseos placenteros, sabiendo que en el barco quedan las pertenencias bien custodiadas.

Actividades de un crucero

No es un secreto que a medida que pasan los años, realizar un crucero de placer no sólo concierne a personas en busca de un poco de relax, sino a parejas de recién casados, grupos de amigos en plan de divertirse y familias enteras. La elección de los cruceros está dada por las actividades que allí se realizan y los destinos a los que se llega, permitiendo al pasajero pensar únicamente en pasarla bien.

En un crucero se puede bailar, practicar deportes, recorrer playas y ciudades en los puertos donde se atraca. Se puede tentar la suerte en el casino. Se puede asistir al cine o ver un show de music hall al mejor estilo parisino. Se puede confiar en que los más chicos estarán muy bien cuidados en los clubes para niños. Se pueden hacer tantas cosas en un crucero que difícilmente uno quiera bajarse al llegar definitivamente a puerto.

El programa es completo: a la maravillosa vida en el mar se le suma el hecho de poder conocer nuevas playas y ciudades de Brasil.

Notas relacionadas sobre Cruceros a Brasil

Cruceros formas de pago